seguro2

Seguros de dependencia

El Seguro de Dependencia permite dar respuesta a todas las situaciones que dejen a las personas en situación de dependencia, las cuales no necesariamente se tratan de discapacidad física producto de un accidente. Con este seguro, se asegura una protección económica de largo plazo, para asegurar una tranquilidad económica de largo plazo.

seguro

Aquí veremos de qué se trata el Seguro de Dependencia, cuándo se es una persona dependiente y las principales coberturas de este seguro.

¿Qué es el Seguro de Dependencia?

Este seguro se encarga de proteger a las personas a través de una renta o indemnización única, cuando han sufrido alguna situación que las ha dejado limitadas de forma síquica o física, quedando impedidas de realizar sus actividades básicas de la vida diaria.

Para hacer valer este seguro, el asegurado debe demostrar que se encuentra legalmente en situación de dependencia, y los criterios están definidos por ley desde el 2006 para hacerlo, así que en ese sentido todo fluye bien entre asegurado y aseguradora. La ley de dependencia permitió entregar ayudas a las personas en situación de dependencia, sin embargo, con el tiempo, estas ayudas se fueron recortando y eliminando, ante lo cual aparecieron estos seguros.

Con este seguro, el asegurado cuenta con cobertura no sólo monetaria, sino también de asistencia si es necesario, como recibir asistencia sanitaria, contar con un cuidador o adquirir los artículos o aparatos médicos que necesite.

Hay aseguradoras que incluyen entre sus coberturas al asegurado, asistencia familiar con prestaciones de teleasistencia, orientación telefónica y ayuda al domicilio.

Este seguro cobra cada vez más relevancia, ya que un accidente, una enfermedad, o cualquier circunstancia anómala puede hacer que una persona pierda su independencia y autonomía, quedando en estado de dependencia.

Tipos de dependencia

Según la ley, hay 3 tipos de dependencia, siendo el grado I el moderado, el grado II y III el más grave. Para las pólizas de Seguro de Dependencia, lo más usual es cubrir los grados de dependencia II y III, aunque en algunos casos hay ciertas prestaciones para el grado I.

Grado I: Este es el grado de dependencia donde las personas requieren de ayuda al menos 1 vez al día, para realizar sus actividades de la vida diaria.

Grado II: Se define así cuando las personas necesitan la ayuda de un tercero para realizar varias actividades de la vida diaria, 2 o 3 veces al día, sin embargo, no necesitan de un cuidador a tiempo completo.

Grado III: Esa situación es cuando la persona pierde totalmente su autonomía, ya sea física, mental o sensorial, impidiendole realizar las actividades de la vida diaria, y necesita ayuda de otra persona de forma continua.

seguro2

Coberturas del Seguro de Dependencia

Las principales coberturas de este tipo de seguro son:

Indemnización: Para los grados de dependencia II y III. Mientras más dependiente sea la persona, mayor indemnización recibe. La indemnización se recibe en forma de capital o pago único, o en forma de renta vitalicia, que se puede dividir en pagos mensuales, trimestrales o de otro tipo.

Asistencia familiar: Esta garantía se ofrece como complemento a la indemnización, incluyéndose asesoría telefónica, teleasistencia y ayuda a domicilio.

Teleasistencia: Sirve para prestar atención al asegurado frente a posibles urgencias, otorgando el servicio de información a los familiares, además de otro tipo de apoyo y orientación.

Ayuda a domicilio: Esta consiste en asistencia y vigilancia nocturna o apoyo en los tratamientos que requiera el asegurado.

Restricciones del seguro

Entre las restricciones de este seguro, está el periodo de carencia que puede rondar 1 año, o hasta 3 años en el caso de enfermedades mentales o neuropsiquiátricas, es decir, hay que esperar todo ese tiempo para recién comenzar a cobrar las coberturas del seguro.

En el caso de las situaciones de dependencia que se producen por accidentes, las aseguradoras no exigen periodo de carencia en general.

Entre las circunstancias que quedan fuera de toda cobertura, están las dependencias que se producen porla práctica de deportes de alto riesgo, por el consumo de alcohol, drogas o estupefacientes, y por las consecuencias de un intento de suicidio o por causa de un conflicto armado. Estas situaciones por lo general, no las cubre ningún tipo de seguro, así que no es nada fuera de lo habitual.

Ventajas fiscales del seguro

Contar con este seguro contratado permite desgravar las aportaciones de la prima al momento de declarar renta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *